Novedades en la categoría Fotógrafos

100913exponacho-cartel.jpg100913exponacho-aguilar.jpg100913exponacho-chrino.jpg

Del 23 de septiembre al 23 de octubre el fotógrafo Nacho González expone en la sede de la Fundación Canaria Mapfre Guanarteme en La Laguna (Tenerife) 60 retratos de otros tantos artistas plásticos canarios, realizados en sus respectivos estudios.

Juan Hidalgo, Ildefonso Aguilar, Felo Monzón, Juan Bordes, Cristino de Vera o Martín Chirino son algunos de los nombres presentes en la muestra a través del ojo de Nacho González. Una oportunidad única no solo para disfrutar de la obra de este fotógrafo, sino también para descubrir los espacios en los que nacen las obras de estos artistas. Espacios a veces sorprendentes, a veces impresionantes, tan variados como sus ocupantes.

La muestra llegará a la sala Mapfre de Las Palmas de Gran Canaria en 2011, aunque aún sin fecha definitiva.

Nacho González Oramas. Espacios de creación
Fundación Canaria Mapfre Guanarteme
Plaza de San Cristóbal, 20-2º. La Laguna- Tenerife
Del 23 de septiembre al 23 de octubre de 2010.
Inauguración jueves 23 de septiembre a las 20.00h
Publicaba por aquí hará casi un año una entrada titulada 25 fotógrafos que deberías conocer, y señalaba por aquel entonces un comentarista, con toda la razón del mundo, que la lista había quedado bastante escorada al lado masculino. Así que este año pensaba equilibrar el asunto con una recopilación de grandes fotógrafas, aprovechando el Día Internacional de la Mujer.

El problema es que el tema de la invisibilidad femenina en las ciencias y las artes también se ha dado en la fotografía, y si el año pasado tuve que pasar un buen rato seleccionando y pensando en a quien quitar de la lista, este año he tenido bastantes problemas para conseguir reunir los nombres de 25 fotógrafas reconocidas. Partiendo de siete u ocho nombres que tenía bastante claros, he tenido que tirar de Google y Wikipedia para completar esta lista. ¡Si hasta he tenido que poner a Anne Geddes!

Así que si normalmente una lista de este tipo ya es de por sí bastante incompleta, seguro que en esta ocasión habrá más de un nombre que echarán de menos. He intentado que al menos la selección haga honor al título, y que aunque falten muchas, estas sean autoras que deberían conocer. Aportaciones y críticas serán bienvenidas en los comentarios (y espero que discupen que algunos nombres se repitan en ambos listados :)

Un tema que dá para pensar, eso de que sea tan difícil reunir una lista de fotógrafas reconocidas. Podríamos hacer un experimento: ¿cuántos nombres le suenan de la lista del año pasado? ¿y de esta?

Espero que en todo caso disfruten de esta recopilación, y que les sirva, como a mí, para descubrir muchas autoras interesantes:

Berenice Abbot (1898-1991). Retratista, documentalista, fotógrafa científica... Uno de los nombres femeninos más importantes de la historia de la fotografía. Famosa entre otras cosas por su fotografía urbana de Nueva York y por su rescate y promoción de la obra de Eugène Atget.
Lola Álvarez Bravo (1907-1993). Fotógrafa mexicana contemporánea de Modotti, Kahlo y Diego Rivera, junto a los que definió el renacimiento mexicano post-revolucionario. Documentó el día a día de su país durante 50 años, además de retratar personajes ilustres de todo el mundo y de interesarse en el fotomontaje.
Diane Arbus (1923-1971). Retratista de moda de buena familia, alumna de Abbot y Lisette Model, es más conocida por sus contundentes retratos de los personajes marginales de la sociedad estadounidense.
Eve Arnold (1912-2012). Posiblemente la serie más conocida de esta prolífica fotoreportera sea la que realizó a Marilyn Monroe durante el rodaje de The Misfits. Miembro de pleno derecho de Magnum desde 1957 (asociada desde 1951, fue la primera mujer en entrar en la cooperativa) y retratista habitual de famosos, ha realizado reportajes en China, Sudáfrica, Rusia y Afganistán. A pesar de lo amplio de su obra y de haber recibido numerosos reconocimientos, curiosamente no realizó una exposición en solitario hasta 1980.
Anna Atkins (1799-1871). Fotógrafa y botánica inglesa, fue la primera persona en publicar un libro exclusivamente fotográfico: Photographs of British Algae: Cyanotipe Impressions, que puede consultarse íntegramente y en alta calidad en Flickr.
Margaret Bourke-White (1904-1971). Como fotoreportera de la revista Life cubrió algunos de los momentos más importantes de su época. Fotografió la Segunda Guerra Mundial y su imagen de Gandhi horas antes de ser asesinado se ha convertido en uno de los iconos fotográficos del siglo XX.
Dickey Chapelle (1918-1965). Estudiante de ingeniería aeronaútica en el MIT y aprendiz de piloto, realizó sus primeras fotografías profesionales para una línea aérea. Durante la Segunda Guerra Mundial fue fichada por National Geographic y destinada entre otros lugares a Iwo Jima y Okinawa. Tras la Segunda Guerra Mundial su sombrero australiano y sus pendientes de perlas se pasearon por múltiples zonas de guerra de todo el mundo hasta su muerte por una trampa explosiva en Vietnam.
Imogen Cunningham (1883-1976). Conocida por sus retratos, imágenes botánicas y paisajes industriales, también desarrolló un amplio trabajo de investigación sobre la química de la fotografía.
Louise Dahl-Wolfe (1895-1989). Revolucionó la fotografía de moda de los 30 y 40 al usar localizaciones exteriores y luz natural. Su maestría en el manejo de la luz tuvo una gran influencia en la obra de Irvng Penn y Richard Avedon, entre otros. También destacó como retratista.
Gisèle Freund (1908?-2000). Nacida en Alemania, se convirtió en una de las grandes fotógrafas francesas. Además de su obra documental (buena parte de ella como miembro de Magnum), fue una gran retratista de escritores y artistas. Desde sus inicios vió sus fotografías como parte de su militancia política. Socialista y judía, al llegar Hitler al poder huyó de Alemania a París con sus negativos pegados a su cuerpo.
Cristina García Rodero (1949-). Sigue siendo la única española en formar parte de la mítica agencia Magnum. Su fotografía se centra en el reportaje costumbrista y su serie España oculta, en la que estuvo trabajando 16 años, es una de las obras imprescindibles de la fotografía española.
Anne Geddes (1956-). Si ha visto un poster o le ha llegado un poguerpoint con bebés disfrazados de cualquier cosa imaginable, probablemente sean fotos de esta autora. Reconozco que no me gusta nada y me parece excesivamente empalagosa y cursi. De la misma manera, reconozco que es una fotógrafa que ha creado escuela y cuya obra hay que conocer.
Nan Goldin (1953-). Su obra más representativa corresponde a la narración de las intimidades de su vida y la de sus amigos en el ambiente contracultural del Manhattan de los 80: dependencias,  sexualidad, enfermedad, amor, soledad... A menudo presenta sus series como una sucesión de imágenes que forman películas documentales.
Masumi Hayashi (1945-2006). Nacida en un campo de internamiento para estadounidenses de origen japonés, sus obras más conocidas son enormes panorámicas formadas por collages de docenas o incluso cientos de fotografías más pequeñas, a menudo de sitios como repositorios de sustancias tóxicas o prisiones, que reflejaba con gran belleza.
Dorothea Lange (1895-1965). Fotoreportera estadounidense, recorrió el país durante cuatro años realizando un amplio reportaje de las consecuencias de la Gran Depresión para la FSA. Su obra Migrant Mother se ha convertido en un icono de la época.
Ouka Leele (1957-). La fotógrafa de la movida madrileña, es conocida principalmente por sus fotos pintadas con acuarela, aunque su obra es mucho más amplia. Cercana en ocasiones al surrealismo, es de destacar que realiza sus oníricos montajes en el momento de hacer la foto, sin añadir elementos posteriormente.
Annie Leibovitz (1949-). La fotógrafa de la gente más cool. Retratista de lujo de artistas y personajes públicos, puede gastar tranquilamente varias decenas de miles de dólares y contar con una docena de ayudantes en una sola sesión de fotos. Con unos resultados impresionantes, eso sí.
Helen Levitt (1913-2009). Una de las grandes de la fotografía urbana, retrató durante casi setenta años las calles de Nueva York. Tuvo su primera cámara en 1936. Cuatro años después una de sus fotos era expuesta en el MoMA. Su primera exposición en solitario, en el mismo museo, fue comisariada nada menos que por Edward Steichen.
Julia Margaret Cameron (1815-1879).  Su posición acomodada le permitió dedicar su vida a su gran pasión, la fotografía de retratos. Su obra se caracteriza por un ligero desenfoque que más tarde (hasta hoy en día) fue usado por muchos fotógrafos para añadir un toque "poético" a las imágenes, pero que en su tiempo le valió el rechazo del establishment fotográfico.
Linda McCartney (1941-1998). Sí, vale, es más conocida por ser la esposa de Paul McCartney, pero ser la primera mujer que publicó una portada en Rolling Stone tiene su mérito. Antes de ser conocida por su marido, era una famosa fotógrafa de artistas, especialmente músicos.
Lissete Model (1901-1983). Su fotografía urbana y sus retratos de una burguesía decadente derivaron temporalmente hacia la fotografía de bodegones y monumentos cuando la administración estadounidense comenzó a investigarla por "actividades antiamericanas".
Inge Morath (1923-2002).Editora de Magnum aún antes de haber cogido una cámara, ayudante y documentalista de Cartier Bresson, directora de fotografía en numerosas películas de Hollywood. Se convirtió en una de las primeras mujeres en entrar en Magnum en 1955, y realizó numerosos reportajes por todo el mundo.Tras su muerte en 2002, Magnum Photo creo un premio con su nombre, que se otorga anualmente a una fotógrafa menor de 30 años para realizar un proyecto fotográfico a largo plazo.
Leni Riefenstahl (1902-2003). Aunque es más conocida por su obra cinematográfica durante el régimen nazi, tras la Segunda Guerra Mundial desarrolló una interesante actividad fotográfica, entre la que destacan su trabajo sobre la tribu de los Nuba en la década de los 70 y una amplia obra de fotografía submarina.
Gerda Taro (1910-1937). Durante años fue la 'mitad' de Robert Capa, seudónimo que compartía con Ernő Friedmann. Considerada la primera mujer reportera de guerra, y también la primera fallecida en acción (durante la Guerra Civil española) buena parte de su obra es desconocida al no poder distinguirse de la de Friedmann.
Linda Wolf (1950-). Conocida fotógrafa humanista, ha destacado tanto por su fotografía como por su activismo social. Su fotografía ha estado influenciada desde sus comienzos por su activismo en el movimiento de liberación de la mujer de los 60, y se centra en reportajes sobre temas como la diversidad cultural, la mujer o la justicia social.

Para saber más

Algunos títulos, vía Amazon:

También te puede interesar

Imprescindibles para hacerse pasar por un enteradillo en cualquier conversación fotográfica. Bueno, también viene bien conocerlos si te gusta la fotografía. Aprovecho esta lista para tenerla como guía y Pepito Grillo en la serie de biografías que llevo pensando escribir desde que inicié este blog  ;)

Alfred Stieglitz. El hombre que redefinió la fotografía como arte a principios del s. XX.
Annie Leibovitz. La fotógrafa cool de la gente cool.
Ansel Adams. El Maestro del paisaje. Inventor del sistema de zonas.
Arnold Newman. Maestro Retratista.
Berenice Abbot. Retratista, documentalista, fotógrafa científica... Uno de los nombres femeninos más importantes de la historia de la fotografía.
Cristina García Rodero. La única española en Magnum. Por algo será.
David Bailey. El fotógrafo del Londres de los 60, y uno de los mejores fotógrafos de modelos de todos los tiempos.
David Hamilton. Sus desnudos de adolescentes llenos de ternura y filtros difusores crearon un estilo propio.
Diane Arbus. La retratista de moda que inmortalizó el lado freak de la sociedad estadounidense.
Elliott Erwitt. El artista que consiguió retratar el sentido del humor como ningún otro.
Ernst Hass. El fotógrafo del color y el movimiento.
Edward Steichen. Uno de los más grandes fotógrafos pictorialistas. Su labor en el MoMA consagró definitivamente a la Fotografía como arte.
Edward Weston. Uno de los creadores de la Fotografía Pura. O de como convertir una hoja de repollo en una indiscutible obra de arte.
Eugene Smith. El padre del ensayo fotográfico.
Helmut Newton. El voyeur más elegante. Uno de los maestros de la fotografía erótica.
Henry Cartier-Bresson. Sin él no se entendería la fotografía actual. Padre del fotoreportaje, maestro de la composición, el artista del "momento decisivo".
Joan Fontcuberta. El neorenacentista que juega con nuestra percepción de lo real. Y nos divierte mientras lo hace.
Man Ray. El desconcertante pionero del surrealismo fotográfico.
Mario Giacomelli. El gran fotógrafo del neorealismo italiano.
Richard Avedon. Uno de los Grandes retratistas y fotógrafos de moda.
Robert Capa. Considerado por muchos el mejor fotoreportero de guerra.
Robert Frank. El retratista de la sociedad norteamericana de los 50.
Robert Mapplethorpe. El fotógrafo de las flores y los desnudos. Icono del movimiento LGBT.
Sebastião Salgado. Capaz de estremecer con la belleza de sus imágenes, aún en las situaciones más duras.
William Klein. Retratista de moda y uno de los padres de la fotografía urbana.


Me he limitado a fotógrafos muy conocidos, la mayoría reconocidos grandes maestros, por lo que es una lista, digamos, bastante clásica y poco arriesgada. Y por supuesto, muy incompleta. ¿Echas de menos a alguno de los Grandes de la fotografía? Bueno, para eso están los comentarios  :)

También te puede interesar

Este viernes, a los 81 años casi recién cumplidos, ha fallecido el fotógrafo canario Francisco Rojas Fariña. Aunque posiblemente su nombre no suene demasiado fuera de las islas Canarias (y lamentablemente, tampoco dentro), se trata de uno de los grandes de la fotografía en las islas, a las que retrató durante casi 50 años.

Al menos nos queda el consuelo de su gran obra, y el haber recibido la consideración que merecía en vida, con numerosas muestras, premios y exposiciones (la última de ellas en La Regenta, en 2004). Descanse en paz.

Para saber más

Necrológica en laprovincia.es (incluye una pequeña galería de fotos) Ficha biográfica en fotografiaencanarias.com Texto de presentación de su exposición en La Regenta (2004)

Ni la vida, que importa; ni el arte, que no importa; pueden encerrarse en fórmulas concretas, resabidas o aprendidas. Quien viva o haga fotos según normas gastadas, pertenece al pasado; y, por consiguiente, hoy se puede considerar, artísticamente, muerto para el futuro.

Francisco Rojas Fariña

Vía Backfocus descubro el último reportaje de moda de Annie Leibovitz, publicado en Vogue y que se vale de el Mago de Oz como guión conductor de la sesión, en la que no faltan numerosos artistas plásticos representando a los distintos personajes del relato...

No es que Leibovitz sea santa de mi devoción, pero hay que reconocer que sus trabajos son impresionantes. No dejen de echarle un ojo.

Tenía esta dirección guardada para comentarla hoy 8 de marzo y casi se me pasa (tengo algo abandonadillo este blog -al menos, las secciones que personalmente me parecen más interesantes, como los comentarios de fotos y fotógrafos, y los 'conceptos básicos'-, por lo que he de pedirles disculpas a l@s habituales, espero recobrar el ritmo antes de aburrirles demasiado...): http://www.womeninphotography.org/.

Women in Photography es, como habrán podido intuir, una organización dedicada a promover la visibilidad de la mujer en el arte fotográfico, que funciona desde 1981, y que a juzgar por la de exposiciones y publicaciones que ha realizado, se lo curra bastante.

Lo que es una pena es que no se curre un poco la web, porque es mala, pero mala, mala... :(( Es un infierno de navegar, esta llena de frames, contenidos que se abren en nuevas ventanas por sorpresa, texto en varios colores o con degradados... No obstante, es una enorme fuente de información sobre la historia y el presente de la mujer en la fotografía, con multitud de enlaces a páginas de fotógrafas, recursos de fotografía en general, y muchas muchas fotos.

Es una página en la que se pueden encontrar cosas muy interesantes, pero hay que trabajarse un poco el encontrarlas, lo que es, como ya he dicho, una pena, porque con algo de mejor organización, podría ser un recurso muy muy bueno, dada la escasez de páginas enfocadas al tema de la mujer como fotógrafa. Algo más organizadito, aunque quizás no tan amplio, IRIS es una organización basada en Inglaterra que agrupa a cerca de 400 fotógrafas. Lo más interesante de su web, a la espera de que completen su galería virtual, es la base de datos de sus asociadas, todas las cuales incluyen un pequeño portfolio, breve, pero intenso.

En castellano, pueden encontrar algo de información en Caborian, que recientemente ha dedicado una serie de artículos a grandes fotógrafas como Julia Margaret Cameron, Berenice Abbott, o Imogen Cunningham.

Y no se olviden de dedicarle un recuerdo a la injustamente olvidada Gerda Taro, sin la cual André Friedman quizás nunca hubiera sido Robert Capa...

Otra de las cosas que más me gustan de Flickr es que... está lleno de fotos. Y de fotógrafos. Y algunos son verdaderos monstruos, en el mejor sentido de la palabra.

Acabo de descubrir por casualidad las fotos de stoneth, y he pensado que igual a algun@s ustedes también le gustaría descubrirlo, si no lo conocen ya. Sus retratos tienen una fuerza inmensa. Pero aún más que eso, conmueve profundamente el pensar (o leer, porque a menudo lo cuenta) en cómo se ha ganado la confianza de sus protagonistas, en como tiene que vivir sus fotografías....

Tom Stone. Se sale...

Vía Frikosal descubro la obra de un fotógrafo español llamado Nilo Merino, del cual no tenía noticia, pero que ya tiene alguna exposición a sus espaldas y cuyas imágenes de fauna, especialmente insectos, me han gustado mucho, así como algunos retratos muy buenos que también tiene en su página, y algunos paisajes dignos de ver. También ha colgado algunas fotos en Fotonatura.org

Si se pasan por su web, les sugiero visitar primero sus galerías, y luego ver la página del autor. Frikosal quedó sorprendido por cierto detalle. Yo también.

Si les gusta la fotografía de naturaleza, este es un autor al que hay que seguir de cerca.

retrato de Cartier-Bresson, en el que está enfocando con su Leica El pasado 2 de agosto fue el segundo aniversario del fallecimiento del que para muchos, servidor de ustedes incluido, fue el más grande de los fotógrafos del siglo XX, Henri Cartier-Bresson, considerado el padre del fotoperiodismo, y uno de los autores más influentes en la breve historia de la fotografía.

Nacido en Chanteloup, Seine-et-Marne (Francia) el 22 de agosto de 1908, en el seno de una familia bien situada que poseía una reconocida fábrica textil, su padre murió siendo él aún un niño y creció muy influenciado por su tío, pintor. De ahí le nace una profunda pasión por la pintura, y especialmente por el movimiento surrealista. Estudia pintura con el cubista André Lhote, tras lo cual viaja a Cambridge a estudiar pintura y literatura. De las rigurosas lecciones de Lhote nació su gusto por la forma, la composición y la geometría, que después aplicaría de forma magistral en la fotografía.

Tras el servicio militar viaja a Camerún, donde vivió cazando animales silvestres y vendiendo la carne en mercados, al tiempo que hacía sus primeras fotografías de los lugares por los que pasaba con una cámara portátil. Desgraciadamente, tan sólo siete fotografías de esta época sobrevivieron a los rigores del clima. Tras enfermar gravemente, vuelve a Francia, donde una fotografía de un desconocido autor húngaro, Martin Munkacsi, que muestra a tres muchachos en la orilla del lago Tanganika le impresiona profundamente y le decide a abandonar la pintura en favor de la fotografía. Comienza sus numerosos viajes por toda Europa y tan sólo un año después, realiza su primera exposición individual en la galería Julien Lévy, en Nueva York, y posteriormente en el Ateneo de Madrid.

En 1932 adquiere en Marsella una Leica con un objetivo de 50 mm, que sería su herramienta inseparable durante muchos años. "Una extensión de mi ojo", decía. En 1934, cruza el charco en su primer viaje a México, y posteriormente, viaja a Nueva York, donde se dedica durante un tiempo al documental cinematográfico.

Vuelve a Francia en el 36, y realiza junto a Jean Renoir algunas películas, a la vez que consigue trabajo en Ce Soir, un periódico de izquierdas, en el que conoce a Robert Capa y David Seymour. Publica su primer fotoreportaje (anteriormente había publicado fotos de moda en Harper's Bazaar) en 1937 en la revista francesa Regards, sobre la coronación en Inglaterra del rey George VI, con la particularidad de que no hizo ni una fotografía del rey, centrándose en el ambiente de las calles de Londres.

Participa con el ejército francés en la Segunda Guerra Mundial, su unidad es hecha prisionera por los alemanes en 1940, y es internado en campos de trabajo hasta que logra escapar en 1943, después de dos intentos fallidos. Permanecería en la clandestinidad y realizando retratos para Ediciones Braun hasta agosto de 1944, cuando documenta la Liberación de París, y vuelve a Nueva York en 1945, a tiempo de ayudar a completar la exposición póstuma que el MOMA estaba preparando en su memoria, creyéndole desaparecido, y en el marco de la cual se publica su primer libro, Photographs.

En 1947 funda junto a Robert Capa, David Seymour, y otros fotógrafos, la Mítica Agencia Magnum. De los tres, fue el único que llegó a viejo: Capa murió al pisar una mina en Indochina, en 1954, y Seymour Szymin murió acribillado por metralla en Suez, en 1956.

En su época Magnum, Bresson viaja por todo el mundo realizando reportajes fotográficos allí por donde pasaba y convirtiéndose en testigo de los acontecimientos más importantes del siglo. Entre 1948 y 1950 recorre India (donde fotografía a Gandhi minutos antes de que fuese asesinado), Birmania, Pakistán, China (donde retrata el nacimiento de la República Popular), Indonesia (donde es testigo de la independencia de Holanda)... En 1954 se convierte en el primer fotógrafo occidental en ser admitido en la URSS, y en 1955 es el primer fotógrafo que expone en el Louvre, en la que fue también su primera exposición en Francia.

En 1952 publica su libro Images a la sauvette ("Imágenes furtivas", o "Imágenes robadas"), con una ilustración de portada realizada por Matisse, gran amigo suyo. En la introducción, usó una frase del cardenal de Retz: "Nada hay en el mundo que no tenga un momento decisivo". Esta frase gustó a su editor neoyorkino, que tituló así el libro, y dió lugar a la expresión que perfectamente describe y con la que desde entonces se identifica la obra de Cartier-Bresson: El instante decisivo.

Años después, en 1955, aparece Les Européens, con portada de Miró, que recoje en 114 imágenes sus viajes por el viejo continente. Si alguien desea hacerme un regalo, una primera edición de este libro en buen estado sería un detalle muy bonito.

Y sigue viajando y fotografiando... Vuelve a China, pasa seis meses en la India, tres en Japón... En 1966 abandona Magnum y se centra más en el paisaje y el retrato, volviendo a recobrar su auténtica pasión, la pintura, desde 1968, y dedicándose a esta en exclusiva desde 1975, renegando completamente de la fotografía, diciendo que ésta es simplemente una especie de dibujo instantáneo.

Junto a su esposa Martine Frank (también fotógrafa de Magnum) y su hija Mélanie crea la Fundación Henri Cartier-Bresson, que empieza a funcionar en París en 2003. La Fundación mantiene el importante fondo fotográfico de HCB, organiza exposiciones y conferencias, y beca proyectos fotográficos.

Henri Cartier-Bresson falleció el 2 de agosto de 2004 en Céreste, Francia, a los 96 años.

Para saber más

Henri Cartier-Bresson. El ojo del siglo, es una excelente biografía de HCB, publicada en español por Galaxia Gutenberg.
Entrevista a Cartier-Bresson publicada en La Nación, el 9 de agosto de 1998.
Cartier-Bresson en la Wikipedia (inglés)
Artículos sobre Cartier-Bresson en elpais.es, algunos muy interesantes (y algunos de pago :P).
HCB en elhalo.com.ar, web argentina que incluye una muy completa biografía, con numerosas imágenes (y otras biografías y artículos igual de interesantes).
Ficha de Cartier-Bresson en la IMDB

En lo que a mí concierne, hacer fotografías es una forma de entendimiento que no puede ser separada de otras formas de expresión visual. Es una forma de gritar, de liberarse, no de probar o afirmar la propia originalidad. Es una manera de vivir.

Henry Cartier-Bresson

La fotografía no ha cambiado desde su origen excepto en sus aspectos técnicos, que para mí no son importantes.

Henry Cartier-Bresson

una mujer contempla La maja vestida, de Goya, en el Museo del Prado. A su lado, siete hombres contemplan La maja desnuda...hasta que casualmente descubrí a Elliot Erwitt, en mi última visita a la tienda del Reina Sofía. Lo de última literalmente, ya que la cerraron pocas semanas después, y estaban de liquidación, por lo que pude hacerme a buen precio con EE 60/60, el catálogo de la exposición que hubo sobre este fotógrafo en 2002. Tengo que reconocer que, aparte un puñado de los grandes nombres, mi desconocimiento sobre fotógrafos es bastante amplio, y aunque después descubrí que es considerado uno de los Grandes, Elliot Erwitt no me sonaba de nada. Pero fue ojear este libro y quedarme prendado de sus imágenes ("anda, si es el tipo de la foto del chihuahua").

En referencia al título de esta entrada, me encanta Cartier-Bresson (sí, es uno de los del puñado que conozco). Esa capacidad de captar el momento justo, de registrar el instante preciso que convierte una escena cotidiana en algo memorable y digno de ser admirado, ese convertir a un señor saltando un charco en una obra de arte e inmortalizarlo, se aproxima mucho a lo que (salvando las enormes distancias) me gustaría hacer de mayor.

Pero es que Erwitt tiene ese don del momento justo, y además, lo acompaña de un excepcional sentido del humor y de la ironía.

Hijo de emigrantes rusos, Elliot Erwitt nació en París el 26 de julio de 1928, y pasó casi toda su infancia en Milán, hasta que al estallar la guerra su familia emigra a Nueva York en 1939, y recala en Los Ángeles en 1941. Empieza a interesarse por la fotografía en su adolescencia, y compagina sus estudios en el instituto con un trabajo en un laboratorio fotográfico de Hollywood (apuntar que la famosa foto del chihuahua es una de sus primeras, de 1946. Con tan sólo 18 años ya empezaba a definir claramente su estilo). Comienza su carrera profesional en 1949, tras un viaje por Italia y Francia, y después de su estancia en el ejército (dentro del cual fotografía Nueva Jersey, Alemania y Francia), y ya con un premio de la revista Life en su haber, entra en 1953 en la agencia Magnum de la mano de Robert Capa, con quien había compartido estudio en París unos años antes. Entre sus mentores de esa época se encontraban también Edward Steichen y Roy Striker, director de la División de Información de la FSA (Farm Security Administration) (algún día hablaremos con más detalle de Striker y la FSA). Ha sido presidente de Magnum en tres ocasiones, y desde los 70 también ha realizado o sido productor de diversos documentales y comedias para televisión.

Con casi 80 años, 20 libros de fotografías y múltiples exposiciones que han viajado por medio mundo, Elliot Erwitt sigue en activo, y además de su trabajo para Magnum, realiza por encargo reportajes publicitarios, de moda y fotografía industrial.

Aunque lo habitual es que las imágenes de Erwitt lleven a la sonrisa, sería un tremendo error encorsetarlo como un fotógrafo "divertido". Realmente, el sentido del humor que destilan muchas de sus imágenes es una faceta más de su maestría en captar desde una visión casi siempre optimista las emociones humanas más básicas y simples (en el buen sentido de la palabra). Así, su obra tiene un amplio abanico de registros, que va desde la ternura más empalagosa, como la foto de su primera esposa e hija (una de las que incluyó en la exposición colectiva The Family of Man, de la que también escribiremos algún día) (Erwitt, por cierto, se ha casado cuatro veces, la última con una cineasta que se enamoró mientras hacía un documental sobre él), hasta el drama sin concesiones, como la foto de la madre de Robert Capa en la tumba de su hijo, o la de Jaqueline Kennedy en el funeral de J.F.K., pasando por la denuncia social de la norteamérica de los 50. Y los perros. Erwitt es un fantástico fotógrafo de perros, a los que capta con la misma naturalidad y elegancia que a los humanos. Según dice la entrevista de su página web, no retrataba perros de forma consciente, simplemente hacía fotos de las cosas que le parecían interesantes, hasta que se dió cuenta de que en muchas de ellas salían perros, y pensó que, si había suficientes fotos buenas, podría hacer un libro sobre perros. Ya lleva cinco y una exposición temática, To the dogs.

Un detalle curioso es que nunca pone títulos a sus obras, tan sólo el lugar donde la tomó, y el año. Cuando se trata del retrato de alguna personalidad pública, añade el nombre del retratado, pero nada más (hmm, no he nombrado los retratos. Erwitt es también un muy buen retratista, y ha fotografiado, por ejemplo, a Simone de Beauvoir, Nikita Khrushchev, Marilyn Monroe, el Che Guevara, e incluso a Arnold Schwarzenegger, entre otras muchas personalidades). Este de los títulos es un detalle interesante: la imagen se define a sí misma, no necesita de un título que nos sitúe y nos predisponga antes de observarla.

Yo de mayor quiero ser como Elliot Erwitt.

Para saber más

Web oficial de Elliot Erwitt (en Flash). No se pierdan, en Portfolios, los phototoons.
Portfolio en MagnumPhotos.com, con varios cientos de imágenes. Para disfrutar con calma.
Extenso y muy interesante artículo sobre Erwitt, en The Guardian

No estoy seguro de si llevo mi cámara para hacer fotos o es una especie de protección, como una manta que nos hace sentir seguros cuando somos niños. Llevar la mantita cuando ya somos mayores no es muy práctico, pero una cámara pequeña es fácil de llevar.

Elliot Erwitt

retrato de Igor Stravinsky, apoyado sobre un piano que ocupa casi toda la imagen con su cola abiertaArnold Newman, uno de los más grandes retratistas de la historia de la fotografía, ha fallecido de un ataque al corazón a la edad de 88 años.

Especializado en el retrato de artistas y políticos, por delante de su cámara pasaron algunas de las figuras más importantes del siglo XX, desde Marilyn Monroe a Pablo Picasso, pasando por Igor Stravinsky (imagen que ilustra esta entrada), Woody Allen, George Harrison, Golda Meir, Yasser Arafat, Isaac Asimov, J. F. Kennedy o Bill Clinton, entre otros muchos. Incluso realizó un inusual retrato en 1964 al Generalísimo, Francisco Franco, una imagen que no he logrado encontrar (más sobre esta foto más adelante).

Nacido en Nueva York en marzo de 1918, empezó su carrera en la fotografía en un estudio fotográfico de Filadelfia, dos años después de empezar a estudiar pintura en la Universidad de Miami. En 1941 presenta su primera exposición en la galería Composing Room, y en 1947, siendo ya un reconocido especialista en el retrato, realiza su primera portada para Life, revista en la que publicará habitualmente, junto a Fortune, Newsweek, Esquire o Harper's Bazaar (esta última, por cierto, rechazó publicar su retrato de Stravinsky, que acabó siendo una de sus fotos más conocidas).

Fue el pionero de lo que llamó "retrato ambiental", en el que colocaba al sujeto de la imagen en su ambiente habitual de trabajo, y usando a menudo grandes angulares para captar un amplio segundo plano que llenaba de contenido la figura de la persona retratada. Sus composiciones eran muy cuidadas, al extremo de que llegó a afirmar que "la fotografía es un uno por ciento de talento y un 99 por ciento mover muebles".

Entre sus imágenes más famosas se encuentra la serie que realizó sobre Marilyn Monroe meses antes de la muerte de la actriz. Al contrario que en sus sesiones habituales, meticulosamente controladas y preparadas, en este caso fue una sesión completamente natural, en la que las fotos fueron tomadas en el desarrollo de una fiesta en la casa del productor Henry Weinstein. Su implicación con las personas que retrataba era muy intensa, como se refleja en su narración del retrato de Otto Frank, el padre de la tristemente famosa Anna Frank: "¿Como iba a pedirle a este hombre que posara? No pude. En vez de eso, simplemente esperé, y Otto se quedó muy pensativo. En ese momento tomé la fotografía". Cuando acabó la sesión, ambos se abrazaron y se pusieron a llorar.

El artista protagonizó una simpática anécdota en su retrato de Franco: enviado a España para hacer esa foto para la revista Holiday Magazine en 1964, se encontró con numerosas pegas y retrasos a la hora de preparar la sesión. Cansado de esperar, y sabiendo que su teléfono estaba intervenido, llamó a su editor y le dijo que había sido imposible realizar la sesión, y que sintiéndolo mucho, iba a tener que volver sin las fotos. A las pocas horas, recibió una llamada del personal de Franco, y pocos días después retrató al General en una sala de El Prado, vestido de traje civil, y reflejando su aura dictatorial.

No hacemos fotos con nuestras cámaras. Las hacemos con nuestro corazón y las hacemos con nuestras mentes, y la cámara no es más que una herramienta.

Arnold Newman

La Fotografía, como todos sabemos, no es real después de todo. Es una ilusión de la realidad con la que creamos nuestro propio mundo privado.

Arnold Newman

Comentarios recientes

  • kite fun tarifa: De hecho muchas fotos lo consiguen... más
  • SobreRojo: Yo me compré la cámara en Saturn hace unos meses. más
  • Patri Díez: Por favor... FRANCESCA WOODMAN, su fotografía es ABSOLUTA. Una descarnada más
  • Fotografía Esencial: Es una lástima que estas cosas sucedan, es un objetivo más
  • Juan Perera: Gracias, Ernesto, ahora tengo argumentos para explicarle a mi mujer más
  • jaume: me parece una gran idea!! más
  • Ernesto: Muchas gracias por la información, Carmen Ana, creo que su más
  • Carmen Ana: Hola, Casualmente yo he ido a Hiroshi hoy y he más
  • playandframe: Es evidente que las cámaras caras tienen sus ventajas, estas más
  • tomoenoe: También noté la diferencia es que no necesitas utilizar programas más