Novedades en la categoría Historia

La película a color más antigua de las que estaban en circulación, la diapositiva Kodachrome, llega hoy a su definitiva jubilación al dejar de procesarla el último laboratorio que continuaba revelándola.

Nacida en 1935, la llegada de nuevas películas y la bajada de la demanda llevaron al cese de fabricación de varias sensibilidades, hasta que el 22 de junio de 2009 Kodak anució que definitivamente dejaba de fabricar esta marca. El último carrete fabricado fue usado por el famoso fotógrafo de National Geographic (revista que hizo de esta película una de sus señas de identidad) Steve McCurry, que lo llevó en persona a revelar al único laboratorio del mundo que aún realizaba el complejo proceso de revelado K-14 que precisa esta película.

Este laboratorio, Dwayne's Photo, situado en Kansas (EEUU), ya había establecido hace tiempo la fecha de hoy como la última en que procesaría esta película, al informar Kodak hace unos meses que también dejaba de fabricar los químicos necesarios para el proceso. Hoy, después de atender en las últimas semanas pedidos como el de un trabajador ferroviario que llevó a revelar 1580 carretes de golpe, revelarán por última vez un carrete de Kodachrome, y el elegido será uno propiedad del dueño del laboratorio y cuya última foto será hecha hoy mismo, al personal del laboratorio enfrente del mismo llevando una camiseta conmemorativa (que, por cierto, está a la venta en su web).

DEP.

Para saber más:

En los siglos V y IV a.C., Empédocles (el tipo que descubrió la fuerza centrífuga) y Euclides (el primero que afirmó que la suma de los ángulos interiores de un triángulo es 180º) escribieron algunos de los primeros tratados de óptica.

Más o menos por esa época, Aristóteles y Euclides ya estudiaban la cámara oscura, aunque fue bastante después, en 1604, cuando Johannes Kepler describe detalladamente el funcionamiento de la misma, que más tarde le llevaría al descubrimiento del telescopio.

Un par de siglos más tarde, en 1826, a Nicéphore Niépce se le ocurre cubrir una superficie con betún de Judea, que se endurece al contacto con la luz, y dejarla expuesta durante varias horas en una cámara oscura. La historia del betún de Judea, que viene a ser un tipo de asfalto, se remonta a la noche de los tiempos, allá por Mesopotamia y Asiria. Desde los médicos egipcios y babilónicos, pasando por las técnicas de destilación usadas por árabes y persas, esta sustancia recorrió un largo camino hasta convertirse (literalmente) en la base de las primeras fotografías fijas. Y eso que 300 años antes, allá por 1520, Georgius Fabricus ya había observado las propiedades fotosensibles de las sales de plata.

Volviendo a la luz, en sí misma: Pitágoras (582-507 a.C.), que describió sus observaciones sobre la refracción luminosa, Snell (1580-1626), que la formalizó en una Ley, Descartes, que dió forma matemática a la refracción y describió la luz como una onda, Pierre de Fermat (1601-1665) (el del teorema), que unificó los estudios de la refracción y la reflexión, Newton (1643-1727) y sus profundos estudios sobre la óptica y el color, y su opinión de que igual la luz era más bien una partícula que una onda, Fresnel (1788-1827), que dedicó su vida al estudio de la luz y dió nombre a la famosa lente.

Cambio de tercio y vamos a la década de 1860, cuando Maxwell publica sus famosas Ecuaciones describiendo el electromagnetismo. Que a saber para que querrían en el siglo XIX entender algo sobre electromagnetismo, pero sus ecuaciones fueron la base de la radio, la televisión, y, con el tiempo, hasta de los microprocesadores. ¿Sabían, por cierto, que Maxwell fue también el autor de la primera fotografía en color?

No quiero alargarme mucho así que sólo mencionaré de pasada a OhmGauss, Ampere y Faraday, padres de la electricidad y la electrónica modernas. Tampoco me extenderé con John Bardeen, Walter Houser Brattain y William Bradford Shockley, que en 1947 inventaron el transistor en los laboratorios Bell. Sin estos ganadores del Nobel de Física de 1956 usted no tendría un iPod, amable lector. Ni estaría leyendo esto en su pantalla. Ni habría microprocesadores en mi cámara.

Hablando de Nobeles y de cámaras, ayer mismo se anunció que el Nobel de Física de este año caía en Charles Kao, Willard Boyle y George Smith. Estos dos últimos inventaron en 1969, mientras trabajaban para la Bell, los CCD, dispositivos que transforman la luz en cargas eléctricas.

Gracias a la contribución de todas estas personas y de muchas otras, algunas famosas y muchas otras anónimas, yo hoy he podido hacer unas cuantas fotos con mi cámara digital.

Obviamente, los descubrimientos de estas personas han servido para otras muchas cosas, por no hablar de los aportes de cientos de miles, millones de investigadores a lo largo de toda la historia de la humanidad. Pero este es un blog de fotografía, así que hablo de la parte que me toca.

Y si fuera un blog de cualquier otra cosa también podría hablar de la parte que me toca, porque la ciencia y la tecnología nos rodean e impregnan todas nuestras vidas. Desde el vidrio tratado de las ventanas de casa hasta la bolsa de plástico del supermercado, pasando por el protector solar del verano o las fibras del polar de invierno.

Y es que no es el ladrillo lo que nos hace progresar, ni el fútbol, ni las televisiones, es la Ciencia. Es lo que construye nuestro futuro. Y por eso, me parece muy mal que el gobierno español quiera reducir en una tercera parte los presupuestos de I+D+i para 2010.

Porque la ciencia española no necesita tijeras.

Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de estos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre.

Carl Sagan

090421MedallaPulitzer.jpgLa noticia fotográfica de la semana es el anuncio de los ganadores de los premios Pulitzer de este año, cuyos premiados en las categorías de fotografía pueden consultar en bastantes sitios, como quesabesde.com

Y como de los premiados de este año ya se dá cumplida cuenta en bastantes otros blogs, voy a aprovechar este espacio para contar algunas curiosidades sobre la historia de estos famosos premios, con especial atención a los fotográficos:

* los premios llevan el nombre de Joseph Pulitzer (1847-1911), un exitoso editor estadounidense de origen húngaro, que financió las dos primeras escuelas de periodismo del mundo. No deja de ser curioso que los premios se concedan a la excelencia en el periodismo, literatura y música, cuando Pulitzer fue, junto a su rival Randolph Hearst, el creador del "amarillismo" en la prensa.

* aunque los que más repercusión mediática suelen tener son los de fotografía y reportajes, hay numerosas categorías, incluyendo viñetas, libros de historia, poesía o música. Este año se han concedido premios en 21 categorías, dos de ellas correspondientes a fotografía: Mejor Reportaje (Feature Photography) y Fotografía de Noticias de Última Hora (Breaking News Photography).

* el número de categorías no es fijo, y queda a discreción del comité organizador crear nuevas categorías o eliminar alguna ya existente. La primera entrega, en 1917, tuvo siete categorías, de las que tres quedaron desiertas.

* la categoría Fotografía fue incluida por primera vez en 1942, y el premio fue entregado a Milton Brooks, del Detroit News, por su imagen titulada Ford Strikers Riot, que muestra a un esquirol golpeando a un huelguista durante la huelga de 1941 de los obreros de la Ford.

* en 1968 esta categoría se dividió en las dos actuales, aunque la de Fotografía de Última Hora recibió este nombre en 2000 (anteriormente se llamaba Spot News Photography, que en español se traduciría como Fotografía de Actualidad, si no me equivoco).

* el premio de Fotografía (en cualquiera de sus categorías) tan sólo ha quedado desierto en una ocasión, en 1946.

* en 1980 el premio de Fotografía de Actualidad fue concedido a un fotógrafo desconocido, por la imagen de un pelotón de fusilamiento en Irán. Para proteger al fotógrafo, el editor del periódico iraní donde apareció publicada por primera vez no dió a conocer su identidad y el autor permació en el anonimato hasta diciembre de 2006, cuando el nombre del fotógrafo iraní Jahangir Razmi fue dado a conocer en un artículo del Wall Street Journal. Razmi recibió su premio, 27 años después, en la ceremonia de entrega de 2007.

* las obras premiadas deben haber sido publicadas en algún medio estadounidense, pero las bases no limitan la participación sólo a profesionales. Los Pulitzer de fotografía de 1947 (Arnold Hardy, por su imagen de una mujer saltando del hotel Winecoff en llamas) y 1954 (Walter M. Schau, por su foto de un rescate en California) fueron concedidos a fotógrafos aficionados.

* desde 1984, los premios son entregados por el presidente de la Universidad de Columbia en un sencillo almuerzo formal celebrado en la misma Universidad. Antes de esta fecha se enviaban por correo.

* Newseum, el museo de periodismo situado en Washington D. C., mantiene una exposición permanente con casi todas las fotografías premiadas desde 1942, incluyendo entrevistas con muchos de los fotógrafos. También las presenta en una exposición itinerante que ha sido vista por más de dos millones de personas desde 2000.

Para saber más

dibujo fotográfico de una hojaComentábamos hace tiempo (que me gustan los plurales mayestáticos) la historia de la primera fotografía de la que se tiene noticia, la famosa Vista desde una ventana de Niepce, tomada en verano de 1826. Bueno, pues igual tengo que reescribir esa entrada...

Resulta que hará un par de meses, el 7 de abril para ser exactos, la casa Sotheby's pensaba subastar un dibujo fotográfico titulado "Leaf" (hoja), realizado por la técnica de superponer un objeto sobre un papel o una lámina de cuero tratados con nitrato de plata y luego iluminarlos, para formar una imagen en negativo. La imagen en cuestión, de excepcional calidad, por cierto, era atribuida a Henry Fox Talbot, uno de los pioneros de la fotografía, y estaba datada en 1839. Sotheby's trabajaba con un precio de venta estimado entre 100 y 150.000 dólares. Y, como suele ser habitual en estos casos, se pidió consejo a un experto para realizar algunas anotaciones sobre la obra, en este caso Larry J. Schaaf, considerado el mayor experto en Talbot del mundo (estamos hablando de Sotheby's, para que andarse con sutilezas o expertillos de medio pelo).

Imagino que la cara del delegado de Sotheby's tuvo que ser impagable cuando Schaff le comentó "bueno, debería decirle que Talbot no hizo esto". Y más cuando empezó a reunir las piezas del rompecabezas: la imagen forma parte de una colección de seis, que pertenecieron a Henry Bright, habitual de los círculos ilustrados de Bristol de finales del XVIII. Por aquel entonces, unos tales Thomas Wedgwood, James Watt y Humphry Davy intercambiaron algunas cartas e incluso publicaron un artículo en una revista científica sobre como fijar imágenes en superficies tratadas con nitrato de plata, aunque jamás se encontró ni una muestra de lo que describían. Pero es que en el dibujo fotográfico de la hoja y en otros de la serie hay una minúscula 'W', casi a modo de firma. Y Wedgwood frecuentaba los mismos círculos que Bright. Así que ahora se piensa que la imagen es de Thomas Wedgwood, y que podría haber sido realizada ¡en 1790! Hace más de 200 años, y 36 años antes que la vista de Niepce.

Aún no hay pruebas definitivas, pero la imagen fue retirada de la subasta (comentar por puro cotilleo, que en la misma se vendió el resto de la colección Quillan, por 9 millones de dólares) y durante los próximos meses pasará por una serie de pruebas para tratar de determinar su edad y reunir los fragmentos de su historia. El Metropolitan Museum of Art de Nueva York y el J. Paul Getty Museum de Los Angeles, que poseen el resto de la serie, han anunciado así mismo que realizarán estudios similares de sus imágenes.

Es muy pronto para empezar a reescribir la historia, y el propio Schaaf se muestra muy cauteloso indicando que incluso una vez completados los análisis (en unos seis meses), lo más que se podrá afirmar sobre la antiguedad de la foto es un "quizás". Pero no deja de ser una historia de lo más interesante...

Para saber más...

La noticia en State of the Art, el blog de los editores de American Photo [en] An Image Is a Mystery for Photo Detectives, artículo en el New York times [en]

En los últimos años, con la llegada de la fotografía digital, estamos viviendo una auténtica revolución fotográfica. No en los aspectos técnicos, que también, sino en lo social: todo el mundo tiene una cámara. Y todo el mundo hace fotos (y la gente que hace años te miraba raro si te comprabas una T90 de 80 mil pelas, hoy no se corta en comprarse una compacta digital de 500 euros, lo cual no deja de ser curioso).

Una revolución similar, yo diría que la única comparable en magnitud, se vivió hace ya más de 100 años, allá por 1888, cuando un tal George Eastman sacó al mercado la primera cámara Kodak: la Kodak Camera Nº 1. Un cajón de madera de un tamaño aceptable, cargado con un rollo de papel sensibilizado de 100 exposiciones, con un objetivo Rapid Rectilinear f:9 de 57 mm, y una correa que permitía colgarla del hombro. Una vez gastado el "carrete" de 100 exposiciones, se enviaba la cámara al laboratorio de Kodak en Rochester, donde se revelaban las fotografías y se recargaba la cámara por tan sólo 25 dólares.

Para ponernos en situación y ser conscientes de la magnitud de este lanzamiento, hay que tener en cuenta que hasta ese momento el proceso fotográfico más habitual era el colodión húmedo: un sustrato mezcla de celulosa de algodón con nitroglicerina como solvente, y diluido con con éter y alcohol. Este sustrato debía prepararse antes de la toma y con él se impregnaba una placa de vidrio, que una vez expuesta tenía que ser revelada inmediatamente, con el colodión todavía húmedo. Esta solución tenía una sensibilidad ISO 6, por lo que requería de 2 a 45 segundos de exposición a la luz del día. Esta técnica, que aunque no lo parezca era todo un avance respecto a las anteriores, implicaba que un fotógrafo tenía que cargar no sólo con un pesadísimo equipo fotográfico con el que tomar las imágenes, sino también con el correspondiente trípode y un completo laboratorio portátil (productos químicos incluidos) con el que preparar el sustrato y revelar la placa nada más tomar la foto. Ser fotógrafo, sobre todo fotógrafo de viajes, era toda una aventura.

Lo que la Kodak nº1 supuso fue que cualquier persona podía tomar una foto, evitando ese costoso y complejo proceso, lo que en la práctica fue el primer paso para la democratización de la fotografía. En 1900, cuando ya llevaba más de cien mil cámaras vendidas, fabricaba más de 500 kilómetros de papel fotográfico al mes, y disponía de otro fábrica en Inglaterra, Kodak dió un paso más allá con el lanzamiento de la popular Brownie, una cámara de un dólar que estuvo en producción, con ligeras variantes, hasta 1935, y de la que se vendieron millones de ejemplares. Esta cámara usaba rollos de película que podían ser cargados en la cámara a la luz del día (rollos que la misma Kodak había lanzado varios años antes), permitían seis exposiciones y costaban tan sólo 15 centavos. Así, Kodak dió el siguiente gran paso para la difusión de la fotografía, al ponerla al alcance del bolsillo de prácticamente cualquier aficionado. Sin ninguna duda, buena parte de lo que hoy entendemos como fotografía no hubiera sido posible sin las innovaciones del señor Eastman.

Más tarde, allá por los años 20, vendrían las míticas Leica y otras marcas, que ofrecían cámaras más ligeras y con ópticas de mayor calidad, y que fueron muy bien recibidas por los profesionales de la época. Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

Para saber más

Historia de Kodak (inglés)
Historia de Kodak (en español, no tan completa como el antrior enlace)
The Brownie page.

Usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto.

George Eastman. Slogan de Kodak

paisaje en blanco y negro, poco definido, con un árbol al fondo y edificios a los ladosLa imagen que ilustra esta entrada (y que pueden ver a mayor resolución en Wikipedia Commons) es la fotografía más antigua que se conoce.

Tomada por Joseph Nicephore Niepce (1765-1833) en verano de 1826, reune dos características que la hacen merecedora de este título: el uso de la "cámara oscura", y el empleo de sustancias fotosensibles para conseguir una imagen permanente "dibujada por el Sol" (heliografía, llamó Niepce a estas imágenes). Fue tomada desde una ventana del tercer piso de la casa de campo del inventor en Le Gras, Saint-Loup-de-Varennes (Francia), necesitó de unas ocho horas de exposición, y muestra parte del paisaje y varios edificios de la finca. Como curiosidad, obsérvese que los edificios están iluminados por el sol tanto por la derecha como por la izquierda, debido al enorme tiempo de exposición.

Aunque los principios de lo que sería la fotografía ya eran conocidos desde hacía mucho tiempo (Aristóteles ya describía en su Problemata algo muy parecido a una cámara oscura a partir de sus observaciones de un eclipse) e investigaciones recientes de la época habían avanzado bastante (el inglés Thomas Wedgwood había conseguido captar siluetas de objetos sobre papeles emulsionados con nitrato de plata, aunque había sido incapaz de fijarlas y abandonó sus investigaciones en 1802), la gran contribución de Niepce fue el conseguir un método por el que las imágenes permanecían fijas en el tiempo. El proceso implicaba placas impregnadas de betún de Judea, que después de ser expuestas durante varias horas, eran lavadas con una mezcla de aceite de lavanda y un derivado del petróleo, que disolvían el betún allí donde el sol no lo había endurecido, dejando un positivo directo (las áreas más oscuras corresponden a las menos iluminadas).

La imagen, un original único e irrepetible de 20.3 x 25.4 cm, viajó con Niepce a Inglaterra en 1827, en un fallido intento de interesar a la Royal Society en su invento, y al volver Niepce a Francia quedó en poder de su anfitrión, el botánico Francis Bauer. Tras pasar por numerosas manos y quedar bastantes años en el olvido, fue adquirida por el coleccionista y pionero de la historia de la fotografía, Helmut Gernsheim. La colección Gernsheim fue comprada en 1963 por la Universidad de Texas, y esta foto es desde entonces la joya de su exposición permanente.

(partes de la historia traducidas de http://www.hrc.utexas.edu/exhibitions/permanent/wfp/)

(completa web sobre Niepce)

Comentarios recientes

  • kite fun tarifa: De hecho muchas fotos lo consiguen... más
  • SobreRojo: Yo me compré la cámara en Saturn hace unos meses. más
  • Patri Díez: Por favor... FRANCESCA WOODMAN, su fotografía es ABSOLUTA. Una descarnada más
  • Fotografía Esencial: Es una lástima que estas cosas sucedan, es un objetivo más
  • Juan Perera: Gracias, Ernesto, ahora tengo argumentos para explicarle a mi mujer más
  • jaume: me parece una gran idea!! más
  • Ernesto: Muchas gracias por la información, Carmen Ana, creo que su más
  • Carmen Ana: Hola, Casualmente yo he ido a Hiroshi hoy y he más
  • playandframe: Es evidente que las cámaras caras tienen sus ventajas, estas más
  • tomoenoe: También noté la diferencia es que no necesitas utilizar programas más